“La sojización extrema, la megaminería y el fracking están contaminando la tierra y el agua”

Así lo denunció Claudio Lozano en la audiencia pública sobre leyes de semillas y modelo productivo realizada en el Congreso.

ley semillas 3 (1 of 1)

Foto: Martín Brunas

Con fuertes críticas a las Leyes de Semillas -tanto la actual, como al anteproyecto de ley llamado Ley “Monsanto” de Semillas-, se realizó ayer en el Congreso la Jornada sobre “Leyes de semillas y modelo productivo en Argentina” convocada por el bloque Unidad Popular junto a las organizaciones que conforman la Campaña “No a la nueva ley ‘Monsanto’ de semillas en la Argentina”, la Campaña “Plantate: La vida no se negocia”, la Red Ecosocialista adherente de la Campaña “No Nos Patenten la Vida”, y el MST Nueva Izquierda.

Del encuentro, que estuvo moderado por Claudio Lozano, presidente del Bloque, y Liliana Parada, diputada MC y representante de Unidad Popular en el Consejo Consultivo del Frente Parlamentario contra el Hambre, participaron referentes de diversas organizaciones, entre ellos, Itai Hagman (Patria Grande) y el legislador Pablo Bergel (Bienes Comunes).

Para Lozano, “la Argentina se especializa en vender veneno envenenándonos. Ese es el resultado de la sojización extrema, la megaminería y el fracking.  Están contaminando la tierra y el agua. En ese marco pretenden patentar las semillas en beneficio de un paquete tecnológico dominado por las trasnacionales. Nos especializan en commodities y no en el pcc (punto crítico de control) de alimentos. Hay que frenar este proceso apostando con seriedad a la diversidad agropecuaria, la chacra mixta y la agricultura familiar. Esta audiencia se inscribe en la estrategia de construcción de legislación popular que lleva adelante nuestro bloque. Denunciamos la maniobra lamentable del oficialismo de aprobar una ley que declara de interés público la agricultura familiar robándole el presupuesto que tenía asignado”.
Por su parte, Parada sostuvo que “la semilla es lo último que nos queda, si la entregamos estaremos entregando la vida. Hay límites, todo no se privatiza ni se patenta. es importante difundir lo que pasa en materia alimentaria en la Argentina, para hacer que Los juegos del Hambre sea sólo una película”.

Acerca del tema sobre las semillas dentro del modelo agrario hegemónico’, Carla Poth (Campaña “No a la ley ‘Monsanto’ de semillas-Espacio Territorial Luján) sostuvo que “este modelo fue implementado por instituciones concretas creadas por el Estado argentino que nunca se abrieron a las múltiples voces que estaban inmersas en la lógica del modelo de transformación agraria” y detalló que dicho modelo “avanzó sobre bosques nativos, sobre pequeños agricultores que producían maíz, arroz, y se vieron condenadas a rematar sus campos y la salud de la población porque implicó el uso indiscriminado de agrotóxicos en campos, pueblos y escuelas”.

Poth recordó que “hoy en la Argentina no tenemos una ley de bioseguridad que regule las semillas transgénicas y o diga que no, y la liberación de semillas transgénicas siguen estando en manos de un organismo donde nosotros no participamos pero las empresas trasnacionales sí, a través de las Cámaras de semillas y de fertilizantes”.

Por su parte, Damián Vergeñasi, de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Rosario, señaló el incremento en los casos de cáncer desde el momento en que se aplicaron los usos de agrotóxicos: “estamos relevando la salud en poblaciones de menos de 10.000 habitantes desde el año 2010 que han quedado todas en el medio de áreas de producción agroindustrial de elementos transgénicos dependientes de agrotóxicos y estos son los problemas de salud que hemos visto: hipertensión, diabetes, asma, patología tiroidea, trastornos neurológicos, malformaciones, abortos, gastritis, cáncer, obesidad y sobrepeso, problemas de salud que no eran de estas regiones y que ahora aparecen en estos lugares”.

Gastón Mazzalay, de la Asamblea “Malvinas Lucha por la Vida” enfatizó en la necesidad de poner en discusión el grado de dependencia que generaría la Ley de Patentamiento de Semillas y la cadena que comienza a nivel nacional y que después se consolida en el territorio provincial y al nivel municipal y destacó que en esta lucha “se terminó implementando la consulta popular como mecanismo de participación ciudadana”.

Foto: Martín Brunas

Foto: Martín Brunas

A continuación, Fernando Franc, integrante de Campesinos del Valle de Conlara, logró un enérgico aplauso al notar que “es curioso que después de 12.000 años de vida sin agrotóxicos haya que explicar que es posible vivir sin agrotóxicos”.

Finalmente, Marcos Filardi, coordinador del Seminario Derecho a la Aimentación UBA-Cat. De soberanía Alimentaria, aportó el siguiente dato: el 67% del mercado de semillas está concentrado en un puñado de empresas y una sola de esas empresas controla el 90% de las semillas trangénicas.

 

Convocaron a la audiencia pública

Bloque Unidad Popular; Campaña “No a la nueva ley “Monsanto” de semillas en la Argentina” (Tierra Para Vivir en COB La Brecha; Acción por la Biodiversidad; GRAIN; Equipo de Educación Popular Pañuelos en Rebeldía, MULCS – Movimiento por la Unidad Latinoamericana y el Cambio Social; RENACE; Movimiento Popular Patria Grande; Frente Popular Darío Santillán; Colectivo Aymuray – Movimiento Popular La Dignidad; Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas (AAdeA); Colectivo x la Igualdad en el Partido Social; Visión Sostenible; Amigos de la Tierra Argentina; Asociación Campesinos del Valle del Conlara (San Luis); Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria Universidad Nac. del Comahue; Proyecto Sur (Provincia de Buenos Aires); Movimiento 138 Colectivo de resistencia cultural; Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria y Agroecología de la Universidad Nacional de Luján; – Campaña “Plantate: La vida no se negocia”; (MAELA – Movimiento Agroecológico de Latino América y el Caribe;  ACINA – Asamblea Campesina Indígena del Norte Argentino; BePe –Bienaventurados los Pobres; INCUPO: Instituto de Cultura Popular; RAPAL – Red de Acción contra los Plaguicidas);  MST Nueva Izquierda – Red Ecosocialista Adherente de Campaña “No Nos Patenten la Vida”.

Adhirieron:

Subsecretaría de Agricultura Familiar SENASA e INTA agremiados en ATE, Colectivo de Comunicación Socioambiental Tinta Verde, Centro Jurídico Gratuito para pequeños productores familiares de la UNLP, Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria de la Facultad de Agronomía, Diplomatura de Agroecología y Economía Social Solidaria de Cañuelas, Mesa Provincial de Organizaciones de Productores Familiares de Buenos Aires, Trabajadores de la Cooperativa de Trabajo Verde Ltda.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*