Entrevista realizada a  Víctor De Gennaro  por el periodista Alfredo Leuco en el programa Tiene la Palabra, emitido en canal 26.

Alfredo Leuco: Buenas noches Víctor de Gennaro, muchas gracias por estar acá. La pregunta es ¿qué opina usted del discurso de la presidenta y de su enfrentamiento con las empresas?

Victor De Gennaro: Hace un año la presidenta prorrogó el no aporte de las empresas a la Anses. Cavallo se los había perdonado, como era un dólar un peso, también le suspendió los aportes personales. Con eso, solamente, se podría pagar el ochenta y dos por ciento todos los meses. Si están ganando dividendos espectaculares, porqué no vuelven a ponerlos como obligación, simplemente porque los defienden. También me parece calamitoso que acá se está hablando de la plata que aportamos los trabajadores y los jubilados, y no es plata del gobierno por tanto debería manejarlo una entidad conformada por los que aportamos en forma democrática definida por el congreso. Basta de mentiras todo este escenario es un apriete de negocios, es una pelea por plata y termina aportando como siempre la sociedad. La gente no les cree a los empresarios porque saben que se han enriquecido y tampoco al gobierno porque con la plata que sobra podrían pagarle tranquilamente a nuestros viejos. El ocho de junio se cumplen los mil miércoles de los jubilados, mil!. Cuando arrancamos logrando que no se terminara la jubilación estatal de reparto, planteada por Cavallo, los jubilados salieron y la CTA lanzó la junta de firmas y logramos quebrar esa iniciativa perversa. En chile no hay posibilidad de jubilación, si de pensión que es distinto. Por eso hay que recuperar el ochenta y dos por ciento, por eso en las mil marchas que se cumplen el ocho de junio se va a conmemorar, junto con la llegada del movimiento los chicos del pueblo contra el hambre porque para nosotros es un crimen, y vamos a coincidir movilizándonos a plaza de mayo con un paro de todas las organizaciones de la CTA del país y aspiramos que todos adhieran a esta iniciativa definida en el congreso de los mil delegados, el veintitrés y veinticuatro y marzo presidido por Pablo Michelli el Secretario General de la Central, y sentimos que avanza en un modo muy importante.

Hay que ser concretos es una falacia para la tribuna esta “pelea” con los grupos económicos, los siguen bancando, y solamente es una discusión por plata mientras nosotros vamos por el 82% y por cambiar esta realidad

A.L:  Si usted en su trayectoria política histórica sobre la defensa de los derechos humanos la honestidad sindical, coincidió tanto con otros sectores como el de Sabbatella o Vilma Ibarra, que hoy militan en el kirchnerismo. ¿Porqué usted no? ¿Qué le pone un freno que hace que diga “yo con el kirchnerismo no estoy”?

VDG: Porque es el PJ, yo me fui de ese partido y renuncié en el noventa ahí dije basta, hice mi duelo, otros se fueron del radicalismo. Alguna vez fueron movimientos populares, yo soy de cultura si se quiere peronista, dijimos ¡basta¡. Porque son gerentes de los grupos económicos viven de esto y hay un proceso de concentración y de extranjerización de la riqueza, han generado y mantenido la pobreza e indigencia y la inmoralidad del hambre en un país que está hecho de pan. No tengo nada que ver con eso, y es lo que yo discutía dentro del pj, creo que los nombres que le pongan sea duhaldismo, menemismo, krichnerismo, sciolismo, es pejota y yo con eso nada. Creo que hay que construir una alternativa electoral de expresión de esa izquierda social que hay en el país que es mucho más potente que las estructuras electoralistas. Nosotros creemos que nuestro pueblo está para más que las estructuras sindicales, partidarias, comunicacionales, religiosas. Hay un ejemplo muy claro que se dio en estos días, Gioja hace una consulta popular en San Juan se llena la boca diciendo que él es la garantía del proceso de la minería a cielo abierto de la Barrick Gold y reforma la constitución, nosotros estuvimos allá y dijimos bueno Gioja haga una consulta popular a ver si los sanjuaninos están de acuerdo con que las mineras sigan explotando el oro, la plata y el cobre, que dicho se a de paso es una estafa, ahora ni de casualidad hace esa consulta. Va a gastar millones de peso para “consultar” si se reelegirse, pero no pone una preguntita más ¿estamos de acuerdo con la Barrick Gold? Ni loco hace eso, porque sabe que el pueblo le va a decir que no. El pueblo sobrevive pero no hipoteca el futuro, porque en este país los viejos todavía piensan en sus nietos y saben que este modelo lo que está generando es mayor precariedad laboral, mayor injusticia, el paco, el gatillo fácil, la pobreza, la indigencia y la falta de futuro. Por eso la mayoría del país no cree en nada del proyecto

A.L: Ahora dentro de ese espacio, muchos han sido compañeros de ruta, como Estela de Carlotto o Bonaffini. Que no solo militan fuertemente sino que además apoyan sectores dentro de la interna, eso ¿no le genera una contradicción? “epa, si ellas están acá yo ¿no debería estar también?”

VDG: Yo soy muy respetuoso de las decisiones de cada militante del campo popular; no me meto en eso. Yo se porqué no estoy y se que hay un montón de compañeros que estamos construyendo otra cosa y si ellos están allí lo respeto. Yo no respeto a los tipos que ganan más de treinta lucas por mes y dicen que hay que vivir con mil ochocientos pesos, esos no. O los que dicen que los jubilados no tienen que cobrar el ochenta y dos por ciento móvil.

A.L: Pero ¿Usted por quién lo dice?

VDG: Lo digo por los que están gobernando, son todos yupis…

A.L: ¿Pero a quién se refiere?

VDG: A los funcionarios, a los ministros. En la última reunión del consejo del salario, donde se llenan la boca, se votó el salario mínimo. Bueno yo hubiera querido que fuera el diez por ciento de lo que cobraban todos los que votaban, ahí seguro hubieran bajado el salario mínimo. ¡Ahí votaron el gobierno, la CGT, la UIA y la mesa de enlace!. A la hora de jodernos a los laburantes, están todos juntitos. Por eso no creen en la democracia sindical y por eso hay una mesa coordinadora donde hacen los negocio.

A.L: Ante esto que usted dice sobre los partidos existentes Unidad Popular es un emergente de esa situación. Un grupo de gente que quiere sea más genuina la representación, pero ¿sin partidos?

VDG: No al contrario..

A.L: Pero hay que estar en ellos para cambiarlos.

VDG: No, yo en el partido de los yupies no. De los gerentes de los grupos económicos no. Hay que hacer otros, a tal punto que yo tengo la suerte de haber sido electo coordinador nacional, con Claudio Lozano, Verónica Vena, Alfredo Avelín, Julio Fuentes y nosotros que hemos consolidado institucionalizar junto a Marta Maffei en provincia de buenos Aire, presidiendo con ella Unidad Popular. Se formó la corriente de Unidad Popular, trece provincias y catorce partidos más otros cuatro más que están en vías de sumarse. Me parece que es un dato importante. Al contrario, ahora que estoy liberado de la representación de la CTA, que ha crecido y sigue avanzando, nosotros seguimos militando en esta nueva idea además de la actividad gremial. Yo siempre digo que hay perspectivas y creo que hay que juntar esta suerte de expresión electoral. Vengo de Rosario, de participar en un acto con Hermes Binner, Luis Juez, Pino, que fue espectacular. Lamentamos que no haya trascendido, pero hay unas ganas impresionantes. El la provincia de Buenos Aires nos hemos juntado  con Libres del Sur, Victoria Donda, Margarita Stolibzer, Horacio Alcuaz, Ricardo Cuccovillo, nosotros la UP y concretamos el primer encuentro donde se definieron los acuerdos populares y progresistas para gobernar. Ésta es la construcción ¿cómo emerge? muy bien. Yo creo que somos prácticamente el doce por ciento del electorado nacional que tiene una expresión y sin lugar a dudas y de ahí surgirá una formula clara. Nosotros somos parte de un movimiento y creemos que se va a ampliar, hay un frente electoral y hay distintas alternativas.

Yo soy muy respetuoso de los encuestadores, ni quiero perjudicar el laburo de nadie, pero en el país que yo camino el ochenta por ciento de la gente no les interesa las elecciones de octubre. Hoy les interesa cómo llegar a fin de mes, les preocupan temas mucho más concretos. Yo vivo en el gran Buenos Aires y la angustia es por los pibes en la calle, que se juegan la vida porque no saben si vuelven, y no hablamos de teoría es cotidianeidad. La gente discute esas cosas, ahora en las encuestas eso ni figura, no consultan a nadie por favor. Porque en realidad no hay una expresión de compromiso real, que es lo que buscamos nosotros. En Lanús cuando yo era pibe si uno se paraba en una esquina y juntaba diez personas cinco eran peronistas, tres radicales, uno socialista y otro no decía por vergüenza. Hoy ocho de cada diez no son nada, entonces no hay un compromiso real. Ahora, seis de cada diez tienen problemas para vivir, tres son pobres y otros tres no llegan a fin de mes. Esta es la realidad, entonces construir una alternativa electoral significa hacerse cargo de ese compromiso, yo la verdad es que estoy entusiasmado. Así como alguna vez sentí que era el momento de salir y hacer una Central nueva y después creció, hoy estamos pensando en lo mismo, hay una necesidad de pensar en el futuro, mientras el gobierno discute este presente perverso. Digo perverso porque es un verso esto de la asignación universal, tres millones cuatrocientos mil pibes cobran ciento ochenta pesos eso es buenísimo, pero hay cinco millones quinientos mil que no lo cobran. Para que sea universal tienen que cobrarlo ellos también, hay dos millones setecientos que no cobran nada y el resto son hijos de trabajadores municipales que cobran sesenta o setenta pesos. La palabra universal, debe ser tal.

Discutir entre este presente que nos venden y discutir el pasado apelando al terror, me parece que no es la necesidad. Tenemos que discutir el futuro.

Desgrabación: Equipo de Prensa de CTA Santa Cruz