Sucedió en la audiencia pública convocada por la diputada de UP, Liliana Parada. Pablo Micheli, Hugo Moyano, Claudio Lozano, Víctor De Gennaro, Ricardo Cornaglia, Omar Plaini, Stella Maris Biocca, Benito Spendola, Jorge Cuello, Ricardo Nissen, Horacio Meguira fueron algunos de los expositores.

Esta tarde en el Anexo de Diputados, se llevó a cabo la Audiencia Pública sobre la unificación de los Códigos Civil y Comercial, convocada por la diputada Liliana Parada, en nombre del bloque Unidad Popular.

Participaron  Claudio Lozano, co-organizador del encuentro y Presidente del bloque UP, los Secretarios Generales de la CTA y CGT, Pablo Micheli y Hugo Moyano, Ricardo Cornaglia (presidente del Instituto de Estudios Legislativos de la Federación Argentina de Colegios de Abogados), Stella Maris Biocca (directora del Doctorado de la Universidad de Morón), Jorge Cuello, Ricardo Nissen, Julio Fuentes, Benito Espindola (Consejo Plurinacional Indígena), Horacio Meguira y Jorge Sola. También estuvieron presentes los diputados Omar Plaini (FpV), Tony Riestra (UP), Víctor De Gennaro (UP), Omar Barcheta (FCyS).

Parada sostuvo que “este proyecto de Código Civil realmente encierra un fiasco. Detrás de algunas normas que aparecen progresistas se viene una reforma que va a afectar seriamente la calidad de vida de la gente. Se retrocede en derechos y justicia para los ciudadanos y se avanza en incorporar los modos de resolución mercantiles a todos los ámbitos de nuestra vida cotidiana, tal como ocurría en los ’90. Puede apreciarse claramente que el proceso neoliberal no está terminado y vuelve a recuperar terreno perdido con la movilización social del 2001/2002 que le puso un freno. Es lamentable que nuevamente esté encontrando un cauce tan vital, como es el código, que rige toda las relaciones sociales.”

Por su parte, Pablo Micheli, secretario general de la CTA, sostuvo que “una vez más estamos ante un relato que difiere de la realidad absolutamente. Fui viendo que detrás de plantear modificaciones a leyes que venían del año 70 se escondía una consolidación de la precarización laboral

Además, Cornaglia afirmó que “si había una propuesta de avanzar hacia lo social, no tiene una propuesta legislativa que la acompañe. Y es doblemente grave cuando uno descubre que dentro de la arquitectura constitucional, si había que dictar algo en lo social primero había que cumplir con los mandatos pendientes de la constitución del ’49 que ordena dictar un código de derecho social, y la del ’57 que ratifica la orden y ordena al legislador dictar un código de trabajo y de seguridad social”.

Para Moyano, “la ley de ART dice que se triplica la indemnización por muerte, debe tener la prevención para evitar la muerte de los trabajadores. Esto hace que desconfiemos de todo lo que promueve el Ejecutivo y los legisladores votan ignorando el daño que le hacen a la sociedad. Es importante que dejemos sentado que estamos retrocediendo en el tiempo”.

“Quien les habla y otros también hemos acompañado este gobierno, pero esto ha cambiado totalmente. Y tal es así que si hacemos un reclamo legítimo nos dicen que le hacemos el juego a la derecha. Por eso, con estas leyes que el Gobierno manda, y el ataque a los reclamos, esto hace que día a día el Ejecutivo se aísle de la realidad que vivimos los argentinos. Nuestros diputados van a apoyar el dictamen que de aquí se resuelva”, agregó.

Lozano advirtió queeste intento de reformar y unificar los Códigos Civil y Comercial pretende regular las condiciones de vida de nuestra sociedad y validar los lineamientos fundamentales del modelo neoliberal. Es un Código Civil que le habla a las grandes empresas y a los dueños de los countries y tiempos compartidos. La propuesta oficial consolida: la cesión de nuestra soberanía validando que nos juzguen en tribunales del exterior, deslaboraliza las relaciones laborales y precariza el contrato de trabajo, elimina el principio de protección en relaciones desiguales, facilita la elusión de responsabilidad de los grupos empresarios, elimina la función social de la propiedad y  discrimina a los pueblos originarios y a los cultos no católicos.”