Lucianos, Migueles, Julios, Chuckis, Maxis y Daríos

El vicepresidente de UP CABA, Julio Macera, relata la trama de persecución y marginalidad de los pibes como Luciano Arruga. 

luciano-arrugaPor Julio Macera*

Conozco tramas más sofisticadas de la Bonaerense para tapar un crimen como el de Luciano. Sé de médicos que firman certificados donde una bala es un golpe contra una canilla y las marcas de la tortura, una caída o un accidente de tránsito. Certificados que logran el milagro de un preso lográndose ahorcar a una altura menor que su propia altura y siempre con el cordón de sus zapatillas.

También conozco -nací y viví 42 años en el suburbano- pibes que se mueren de hambre y pibes que se mueren por intentar no tener hambre.

Aprendí de oportunos accidentes, siempre con oportunas víctimas fatales y con victimarios que, casualmente, zafan.

Sé que se roba, se transa, se mata y se prostituye con protección, y sino se muere.

Aprendí de camas y ratoneras donde el periodismo obediente nos dice: “personal que se desplazaba de civil en prevención del delito observó en actitud sospechosa…”. Y termina siempre: “en la confusión, uno de los maleantes logró darse a la fuga”.

Supe de suicidios no tan suicidios y de suicidios de desesperación y vi a compañeros formados suicidarse de torturas, después de muchos años de seguir sintiéndose torturados. Conocí también los “suicidios inducidos” que el periodismo obediente saca a relucir cuando hace falta (no en este caso, claro), como si no fuera que todas nuestras actitudes son una mezcla de decisión personal e inducción de la realidad.

Y en esos 42 años me crucé con Lucianos, Migueles, Julios, Chuckis, Maxis y Daríos.

Pero principalmente conocí un tiempo donde el futuro estaba al alcance de la mano y los padres sabían que sus hijos iban a vivir mejor que ellos y ahora vivo en un tiempo donde eso parece una utopía inalcanzable.

Un tiempo donde el relato niega la pobreza y oculta la desesperación entre satélites y fútbol para todos.

Un tiempo de pibes víctimas y victimarios cuyo único futuro es hoy, un tiempo sin salidas para ellos porque se paga muy caro aceptarlo y se paga igual de caro intentar escapar, y si sos “negrito”, peor.

Ante esto, de nada sirve mirar para otro lado o aceptar versiones oficiales para tranquilizarnos. O hacemos algo para cambiar, o somos cómplices.

Se puede y además debemos hacerlo. Se nos va la vida y, lo peor, la vida de nuestros Lucianos, Migueles, Julios, Chuckis, Maxis y Daríos.

 

*Vicepresidente de Unidad Popular CABA.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>